Horario de librería: de Lunes a Viernes 10:00h a 15:00h y de 17:00h a 20:30h
Acceder 0 Artículos
Sobadoras de anchoa
DATOS

Ean: 9788416881932
Editorial: Libros.com
Nº Páginas: 153
Fecha de edición: 2017
Materia(s): Qué vida esta
Sobadoras de anchoa
Varias Autoras

Sin existencias, disponible bajo pedido

Esta es la historia de un pueblo contada a través de sus protagonistas. Mujeres que trabajan o han trabajado en las fábricas de conservas de Santoña, honrando un oficio que se transmite de generación en generación. Historias de mujeres con cuarenta y cincuenta años de vida laboral, cada uno de ellos tallado en sus rostros, que empezaron desde muy niñas para ayudar en casa, entregando siempre el dinero a sus madres. Mujeres que mantenían la casa con su sueldo cuando los hombres no podían salir a faenar, que criaban a sus hijos con la ayuda de la familia y convertían las horas libres en horas extra para llegar a fin de mes. El matriarcado santoñés que ha sostenido la economía del pueblo durante más de un siglo. Vidas de sacrificio y esfuerzo, de privarse de todo para dárselo a su familia, de soportar larguísimas jornadas laborales en condiciones muy duras. Mujeres de cuyos labios salen las quejas justas, pero abundantes recuerdos de amistad con sus compañeras y amor a un trabajo del que se sienten orgullosas. Numerosas anécdotas, nombres relacionados con la conserva que hay que seguir nombrando para que no se pierdan, historias y lugares que debemos preservar. El relato coral de un pueblo pesquero y trabajador, contado a través de la vida de treinta y cinco de sus protagonistas. Ellas explican mejor que nadie el oficio, la evolución que ha experimentado, los cambios en la producción, el ambiente en las fábricas, y cómo el pueblo ha vivido siempre en torno a lo que pasaba en el muelle. Mirando al mar y esperando a que sonara la sirena de la venta para despertarse. Representan lo mejor de nuestro pueblo, y son las responsables de que las anchoas de Santoña sean conocidas y apreciadas en el mundo entero. Leyendo sus historias aprenderemos a valorar más lo que cuesta hacer un octavillo. Ellas son las manos que hacen la anchoa. Manos de mujeres que tienen mucho que contar.