Horario de librería: de Lunes a Viernes 10:00h a 15:00h y de 17:00h a 20:30h // Sábados: 10:00h a 15:00h (de octubre a mayo)
Acceder 0 Artículos
La casa de la fuerza
DATOS

Ean: 9788495291196
Editorial: Ediciones La Uña Rota
Nº Páginas: 140
Fecha de edición: 2016
Primera edición: 2011
Materia(s): Se levanta el telón
La casa de la fuerza "Anfaegtelse y Te haré invencible con mi derrota"
Liddell, Angélica
Disponible

Publicamos «La casa de la fuerza» tras estrenarse en La Laboral, el Festival de Otoño de Madrid y en el Festival de Aviñón, donde fue recibida como toda una revolución: «Cinco horas trabajadas hasta la exasperación por unas ganas furiosas de entender por qué todo va tan mal», según Le Monde. PREMIO NACIONAL DE LITERATURA DRAMÁTICA 2012 El volumen se completa con otros dos textos inéditos, tan sugerentes como intensos, Anfaegtelse y Te haré invencible con mi derrota. Tres obras en las que Angélica Liddell, una de las escritoras más emblemáticas de esta mitad del siglo XXI, se interna por infiernos raramente visitados por la literatura española, todo ello expresado a través de un hondo intimismo, con un estilo turbador y vibrante, sin concesiones. La casa de la fuerza nos habla, según su autora, sobre cómo «el amor fracasa, la inteligencia fracasa, y nos destrozamos los unos a los otros, por cobardía, y humillamos y somos humillados hasta el final». Es una descarnada reflexión sobre la condición de la mujer en este siglo XXI y, por extensión, sobre el machismo así como sobre los asesinatos y violaciones de niñas y mujeres que aún hoy tienen lugar en Ciudad Juárez (México) dentro de un mundo, en palabras de la autora, «colorido por fuera y podrido por dentro». Atravesada de principio a fin por el espíritu de las Tres hermanas, de Chejov, el sufrimiento no se percibe sólo como una herida, sino también como un acto de resistencia. A lo largo de su lectura, se superponen multitud de historias que están en juego al mismo tiempo: el desamor, la dominación de género, el dolor, el suicidio, la resistencia, la locura, mientras de fondo suenan rancheras, Vivaldi, Paquita la del Barrio, Bach y mariachis… En definitiva, una trama marcada por el dolor y por la fuerza, como una forma de llegar a la calma espiritual. En Te haré invencible con mi derrota, asistimos a un diálogo con Jackie du Pre (1945-1987) –una de las mejores chelistas del siglo XX, fallecida a los 42 años–. Emotivo diálogo interno que ahonda en la belleza y en el dolor, un dolor personal que aquí se hace universal, y en la imposibilidad por parte de Jackie de seguir tocando el chelo a causa de una esclerosis que empieza a atrofiar sus manos antes de cumplir los treinta años. Por último, Anfaegtelse es un canto incendiado al amor en su versión más cruda, con su luz y sus tinieblas, al amor imposible que siente hacia David, un niño de diez años, mientras ajusta cuentas con la figura de la madre y del padre. «Anfaegtelse», que podría traducirse por «angustia«, «horror» o «inquietud» se repite como un mantra a lo largo de la obra. «Cuando amamos entramos en guerra, es decir, entramos en «anfaegtelse». Cada uno de nosotros será grande dependiendo de aquel con quien batalló», dice Kierkegaard en Temor y temblor.