Horario de librería: de lunes a viernes de 10:00h a 14:00h y de 17:00h a 20:00h y sábados de 10:00h a 14:00h.
Acceder 0 Artículos
Un domingo en Ville-d Avray
DATOS

Ean: 9788417977634
Editorial: Libros del Asteroide S.L.U.
Traductora: López Muñoz, Regina
Nº Páginas: 144
Fecha de edición: 2021
Materia(s): Francia , Francia
Un domingo en Ville-d Avray
Barbéris, Dominique
Disponible

«¿Quién nos conoce de veras? Contamos tan pocas cosas, y mentimos sobre casi todo.»
Una mujer visita a su hermana mayor en Ville-d’Avray, una apacible zona residencial a las afueras de París. Sus vidas han seguido caminos muy distintos y han perdido la complicidad de su niñez, pero ese domingo al atardecer, en el jardín, resurgirán inesperadamente las confidencias; su hermana le contará la breve e inquietante relación que tuvo con un desconocido, todavía presente en su pensamiento pese a los años transcurridos. Esta intensa y delicada novela nos habla de la necesidad de aventura dentro de una existencia monótona y explora los inconfesables anhelos y secretos que nos convierten en desconocidos para los demás e incluso para nosotros mismos: «¿Quién nos conoce de veras? Contamos tan pocas cosas, y mentimos sobre casi todo. ¿Quién sabe la verdad?».
Con los velados recuerdos y silencios de esa conversación llena de claroscuros, en una envolvente y turbadora atmósfera, Barbéris explora con sutileza el imperceptible desasosiego de una vida sin emociones en esta pequeña joya literaria que ha sido finalista de los prestigiosos premios Goncourt y Femina.
«Una de las historias más bonitas y logradas de la temporada.» Le Figaro
«¿Cómo describir sin atenuar la extrema elegancia de estas páginas, que a veces hacen pensar en Modiano? Entre lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande, Dominique Barbéris ha elegido el lado de la gracia.» Oliver Mony (Livres Hebdo)
«Dominique Barbéris capta con desgarradora delicadeza y precisión esta necesidad de romanticismo que es imposible de satisfacer.» Le Point
«Un texto inquietante sobre la memoria y los rasguños del arrepentimiento.» Le Monde